Principios WEPs

ONU Mujeres, en alianza con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Unión Europea, implementa el programa “Win-Win: La igualdad de género es un buen negocio” para contribuir al empoderamiento económico y el liderazgo de las mujeres en las empresas, reconociéndolas como beneficiarias y socias del crecimiento sostenible, inclusivo y equitativo.

WIN-WIN: LA IGUALDAD DE GÉNERO ES UN BUEN NEGOCIO

Win-Win” apoya el empoderamiento económico de las mujeres a través del sector privado en Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Jamaica y Uruguay y contribuye a avanzar en esta dirección. El Programa Win-Win pretende fortalecer las capacidades de los actores del sector público y privado y consolidar la idea de que invertir en el empoderamiento económico de las mujeres no es sólo una cuestión de promoción de derechos humanos, sino una decisión estratégica e inteligente para hacer buenos negocios.

El programa tiene como objetivo promover el empoderamiento económico de las mujeres reconociendo su rol como beneficiarias y socias del crecimiento y desarrollo, aumentando el compromiso y las capacidades de los actores privados y públicos para impulsar el cambio organizacional en la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

LOS PRINCIPIOS WEPS

El programa utiliza herramientas y publicaciones desarrolladas por ONU Mujeres y por algunos de sus socios como apoyo, tales como los Principios de Empoderamiento de las Mujeres (WEPs), creados por ONU Mujeres y el Pacto Global en 2010 y firmados por más de 3700 empresas en todo el mundo, serán la plataforma para que las empresas privadas y sus organizaciones representativas pongan en marcha medidas explícitas, adopten deliberadamente políticas e inviertan en la promoción de la igualdad de género en el entorno del trabajo, el mercado y la comunidad. Los Principios proporcionan una perspectiva de género a través de la cual las empresas pueden analizar y adaptar sus políticas y prácticas para avanzar hacia el empoderamiento de las mujeres. (https://www.weps.org/)

Los principios WEPs se dividen en 7 principios basados en la práctica y realidad empresarial. Buscan construir una dimensión de género de la sostenibilidad corporativa.

El principio nº1: Liderazgo corporativo de alto nivel.

Refiere principalmente a que, si la cabeza de la empresa no está convencida de que existe la necesidad de hacer un cambio, difícilmente podrá surgir y realizarse un cambio real dentro de la empresa, aun cuando exista voluntad desde áreas estratégicas o integrantes de la organización.

El principio nº2: Igualdad de género en el lugar de trabajo.

Este principio tiene que ver con las políticas que puedan surgir desde recursos humanos para fomentar igualdad de género. Por ejemplo, donde son espacios de trabajo masculinizados como es el mundo de los ingenieros, al llamar a concurso muchas veces puede darse que ninguna mujer se presente, entonces la pregunta es como incentivar a que ellas postulen, hay que ir por ellas. O existen empresas que abren cupos solo para mujeres, que es solo una acción afirmativa para mejorar este desequilibrio.

El principio nº3: Salud, bienestar y seguridad de los empleados.

Refiere a cómo podemos fomentar espacios laborales sin violencia para las mujeres. Se pueden hacer diversas acciones como: tener protocolos para atender hostigamiento y acoso sexual, campañas de comunicación interna para mostrar cómo va cambiando la mentalidad de la empresa.

El principio nº4: Educación y formación para mujeres.

Cuando estamos proponiendo formación continua, hay que atender y estar conscientes de las tareas del hogar y del cuidado, entonces preocuparse de los horarios para que hombres y mujeres asistan a todas las capacitaciones. Además, son útiles desde las instancias de formación sobre masculinidades, hasta las redes de mentoring para que las mujeres suban en sus puestos de posición.

El principio nº5: Desarrollo de empresas, cadenas de suministro y prácticas de marketing.

Acá se hace énfasis en no solo hacer un cambio dentro de la empresa, sino también, fomentar la igualdad de género, la corresponsabilidad, y conciliación con todas nuestras redes de proveedores y socios. Es una opción que como empresas exijamos mínimos sobre igualdad, o tomar otras medidas como acciones afirmativas para favorecer la participación de las mujeres.

El principio nº6: Igualdad a través de iniciativas comunitarias.

Todas las áreas de responsabilidad social deberían promover sus iniciativas con la mirada de igualdad de género.

El principio nº7: Medición e informes.

Es importante que las empresas puedan publicar cifras y mostrar los resultados para una mayor igualdad. La transparencia puede fomentar y ayuda a compartir los buenos resultados y traspasar buenas prácticas. Nos podemos volver fuentes de inspiración. Y hay que recalcar la evaluación, esto hace pasar a las empresas de las intenciones a los hechos reales, y así todos los actos pueden mostrar.